En el caso de que no quiera socializar demasiado y prefiera ir directo al grano, la mejor opción para buscar pareja es contratar los servicios de una consultora. El sistema es así: usted va a la empresa, deja sus datos personales y profesionales (hay que presentar DNI, título de estudios y certificado de divorcio), y ellos le van presentando gente según sus requerimientos. “Mis clientes son, en su gran mayoría, profesionales de entre 30 y 45 años y de un alto nivel cultural – asegura Margarita Baumann, directora de la consultora For Ever-. Para contratar el servicio, deben presentar DNI, su certificado de estudios y la constancia de divorcio.”
La ventaja de este sistema es que no hay que hacer nada, salvo pagar lo que vale el servicio y esperar que alguien se ocupe de seleccionar un candidato, y lo mejor es que las posibilidades de grandes chascos son pocas, porque a usted le mostrarán una foto real de la persona y, si desde el vamos no le gusta, el encuentro no se hace. “trabajamos con una médica psicoanalista que le realiza un test de personalidad a todos los clientes”, afirma Baumann, confirmando así que es un sistema ideal para pisar sobre seguro y no arriesgarse a momentos desagradables con eventuales asesinos seriales a la pesca de mujeres solitarias. Ahora, si lo que le preocupa del test es lo que revelará sobre usted misma, ¡ése ya es otro tema!